Skip to main content

Due to a planned power outage on Wednesday, 10/27, between 8am-1pm PDT, some services may be impacted.

Internet Archive's 25th Anniversary Logo

Full text of "Madres Y Familiares De Procesados Por La Justicia Militar Octubre 1984 Muertes En Prision"

See other formats


Muertes f 
en prisión. 


Octubre de 1984 




esa tristeza madrugadora y gris 
pasa por los rostros de mis iguales 
unos lejanos, perdidos en la escarcha 
otros no se dónde, deshechos o rehechos 
El viejo, que aguantó y volvió a aguantar 

i 

la flaca, con la boca destruida, 
el gordo al que castraron. 

Y los otros, los otros y los otros 
otros innumerables y fraternos 

mi tristeza los toca con abrupto respeto. 

Y las otras, las otras y las otras 
otras esplendorosas y valientes 
mi tristeza las besa una por una. 

No sé que les debemos 

pero eso que no sé 
sé que es muchísimo. ”* 

Mario Bénedelti. 


INTRODUCCION 


El 16 de abril de 1984 la opinión pública uruguaya se conmovió ante la muerte 
por torturas, en el cuartel de Fray Beñtos, del Dr. Vladimir Roslik. 

Pero Roslik no fue el único. Durante estos 12 años, en nombre de la Seguridad 
Nacional, han muerto cerca de 80 personas en los lugares de detención; la mayoría 
en situaciones no esclarecidas aún. 

Cuántos han sido los presos anónimos, muertos en estos duros años de impuni¬ 
dad en los cuales las FF.AA. actuaron con la omnipotencia de quien cree que la his¬ 
toria se detuvo, de quien cree que la historia le pertenece y no se siente en la obliga¬ 
ción ni siquiera de dar cuenta de sus actos. Años de terror y silencio donde a mu¬ 
chas familias se les robó hasta la muerte de sus presos: cajones lacrados con prohibi¬ 
ción de abrirlos, amenazas y detención a los abogados y familiares de las víctimas 
que intentaron saber la verdad, presencia de guardia militar en el lugar del velorio... 


LA TORTURA 

La tortura ha sido y es una práctica sistemática en nuestro país, aplicada a to¬ 
dos los detenidos. Durante la década del 60 fueron numerosas las denuncias de tor¬ 
turas aplicadas a presos comunes; en el 65 comienza a utilizarse para los presos por 
razones políticas y a partir de la década del 70 se transforma en una práctica siste¬ 
mática aplicada con fines racionales. Durante 11 años de dictadura, los militares se 
preocuparon por tecnificarla y perfeccionarla, y bajo esta nueva forma se extendió 
también a los presos comunes. 

En setiembre de 1984, surgen denuncias de varios casos de ciudadanos que pa¬ 
saron años en la cárcel por crímenes que no habían cometido, acusándose a sí mis¬ 
mos para poner fin a interminables sesiones de tortura. Estas denuncias que conmo¬ 
vieron profundamente a la opinión pública nacional pueden hacerse extensivas a 
muchos hombres y mujeres que cumplen hoy largas condenas por delitos políticos. 

Y la tortura, bajo sus diversas formas, ha sido en definitiva la causa de todas las 
muertes de prisioneros. Esta comienza cuando el preso es encapuchado y esposado 
en el momento de la detención y se extiende ininterrumpidamente durante varios 
meses en el período de interrogatorios: choques eléctricos en las partes más sensi¬ 
bles del cuerpo, inmersión de la cabeza o parte superior del cuerpo en tanques con 
agua y excrementos, abuso y violación sexual, severas palizas, obligar a los presos a 
sentarse desnudos a horcajadas en barras de hierro o madera, colgarlos por las muñe¬ 
cas, rodillas o tobillos, simulacros de fusilamiento, obligación de presenciar la tortu¬ 
ra de otros compañeros y familiares... 

Pero también es tortura —psicológica y disfrazada— el sistema carcelario de los 
Establecimientos Militares de Reclusión (Libertad y Punta de Rieles) concebido co¬ 
mo una forma de castigo permanente y prolongado que ha llevado al suicidio a va¬ 
rios detenidos, y lo es también la deliberada omisión de asistencia que provocó las 
muertes por enfermedades en los Penales y en el Hospital Militar. 

Los Médicos y la Tortura 

Desde hace varios años, los médicos militares son cómplices y protagonistas 
asistiendo y asesorando en la ejecución de la tortura. La razón de esta colaboración 


1 



(que no es cuidar la vida de los detenidos) tiene dos caras: por un lado, conocer más 
para torturar mejor: sobre todo conocer las debilidades psico-orgánicas del detenido 
y por lo tanto explotarlas; por otro lado, contar con límites para no excederse y 
matar al torturado. 

Los casos de muerte por tortura de los detenidos, han sido considerados desde 
el punto de vista militar como un “error”. El torturador necesita mantener la vida 
del torturado porque necesita arrancarle datos y confesiones. Por esto se apoya en 
el médico para no extralimitarse y frustrar sus propios objetivos. 

El torturador no solo emplea al médico sino que adopta otra serie de dispositi¬ 
vos de seguridad para evitar la otra alternativa posible: que el detenido se autoelimi- 
ne. El torturado ni siquiera puede disponer libremente de su propia vida; ni siquiera 
puede optar morir por sus convicciones. Sólo le queda soportar ese suplicio intermi¬ 
nable que es la tortura. 

A pesar de estos cuidados, el fanatismo del verdugo lo lleva muchas veces, en la 
desesperación por quebrar la resistencia moral del detenido, a excederse y matarlo. 
Los testimonios que siguen, fundamentan esta afirmación. Decenas de hombres mu¬ 
rieron pocas horas después de su detención, mientras se encontraban incomunicados 
(a partir del 72 dejó de respetarse el plazo constitucional de 24 horas para ser pre¬ 
sentado a juez) y en investigación sin haber sido acusados por delito alguno (1). Pe¬ 
ro también existen casos de presos muertos por torturas aplicadas luego de varios 
años de reclusión, incluso luego de haber cumplido la pena y cuando ya debían ha¬ 
ber sido puestos en libertad. 

¿Por qué se tortura? 

Los fines pueden ser diversos: la información, el castigo, la intimidación: 

“Su función no consiste solamente en obtener confesiones de los ciudada¬ 
nos considerados como opositores al régimen: la tortura es utilizada para impe¬ 
dir a otros ciudadanos la expresión de cualquier oposición. Esta práctica se ha 
demostrado eficaz para mantener en el poder a los que gobiernan sin el consen¬ 
timiento de los gobernados. De manera que neutralizada la mayoría por el mie¬ 
do, las fuerzas de la represión, bien equipadas y entrenadas, puedan concentrar¬ 
se sobre la minoría aislada”. 

(INFORME SOBRE LA TORTURA — Editorial GALLIMARD) 

En síntesis, la tonina lia sido uno de los instrumentos políticos más decisivos 
que ha empleado la dictadura uruguaya para gobernar. En su lenguaje, gobernar 
quiere decir destruir toda oposición u opinión política que no coincida con la suya 
propia. 

Y una vez que se ha desatado el terror como método de gobierno, no se puede 
salir de él. Se entra en el engranaje de tenor más terror 


(1) Por norma general, todos los presos políticos han sido detenidos en nuestro 
país mediante una forma de secu estr o-desapar'ción, por la cual la persona per 
manece incomunicada en cuarteles y centros clandestinos de detención por un 
período (que va de 3 meses a 1 año, hasta el procesamiento y traslado al Penal), 
durante el cual la familia no conoce su paradero ni puede tener contacto alguno 
con él. En ese tiempo la represión actúa con absoluta impunidad —son inútiles 
los babeas corpus y demás recursos legales tendientes a garantizar la integridad 
del detenido—, en largas sesiones de torturas. Es en estas circunstancias donde 
murieron la mayor cantidad de detenidos en nuestro país. 


2 



SUICIDIOS 


En Uruguay la tortura a los presos políticos no cesa con el procesamiento y 
traslado a los E Al .R. Porque en ellos ha sido científicamente montado un régimen 
penitenciario destinado a aniquilarlos física y psíquicamente. Los instrumentos 
esenciales de este régimen son el aislamiento durante años respecto de la sociedad, 
el hostigamiento constante y personalizado a cada preso, la política tendiente a des¬ 
truir su personalidad, su conciencia política y social y su vida afectiva, y la destruc¬ 
ción de su dignidad. Es en esa situación de hostigamiento prolongado durante años 
que se explica el gran número de detenidos que padecen serios trastornos psíquicos. 
A muchos de ellos se les ha colocado deliberadamente en situaciones de particular 
tensión y aislamiento, induciéndolos al suicidio. En varios casos, esio ocurrió poco 
tiempo antes de salir de la cárcel, incluso cuando el preso tenía ya la libertad firma¬ 
da. 


MUERTES POR ENFERMEDAD 

Las torturas recibidas por los detenidos dejan trastornos en muchos casos irre¬ 
versibles, no sólo desde el punto de vista psíquico, sino también físico. Esto se agra¬ 
va durante los años de reclusión, ya que en las cárceles no existe tratamiento de la 
enfermedad, salvo cuando ésta alcanza niveles realmente graves (y aún así, no siem¬ 
pre). 

Entre los detenidos la enfermedad cursa naturalmente todo su desarrollo casi 
sin atención médica. En el caso de la enfermedad “aguda”, su carácter reversible 
permite que, a la larga, “desaparezca” sola (fracturas, gripes, diarreas...). La enfer¬ 
medad “crónica”, en cambio, es progresiva y más o menos fatal. No solamente no 
desaparece, sino que a menudo sólo la detiene la muerte del enfermo. Pero además, 
numerosos son los casos en que, por recaídas y malas curaciones, la enfermedad 
aguda se convierte en crónica. 

¿Cómo y por qué sucede todo esto?. En primer lugar, los servicios médicos car¬ 
celarios ignoran o simulan ignorar la enfermedad para que ella siga su curso sin obs¬ 
táculos. Si se trata de una afección aguda, nunca se llegará a establecer un verdadero 
diagnóstico: en el mejor de los casos se pide al enfermo que describa verbalmente 
“qué siente” y se hacen indicaciones standarizadas: aspirinas, antinflamatorios, an- 
tihistamínicos... Así han sido “tratados” durante meses y meses infecciones genera¬ 
lizadas que culminaron con la muerte del paciente. 

En las cárceles militares de nuestro país se ha dejado conscientemente morir a 
decenas de presos. 

Existen además muchos casos de detenidos que han sido liberados ante la inmi¬ 
nencia de su muerte, falleciendo pocos días después de su liberación. La lista de es¬ 
tos es tan extensa que es imposible nombrarlos aquí. 


3 



CONDENAS INTERNACIONALES 


Este informe, que intenta hacer un aporte a la denuncia y esclarecimiento de 
íodas estas violaciones, presenta limitaciones en cuanto a la información. Ha sido un 
trabajo costoso reunir datos y testimonios de cada una de las muelles, sobre todo 
porque los militares han hecho un ocultamiento deliberado de la información, sin 
comunicar oficialmente muchas de éstas muertes y ni siquiera explicar las causas de 
ellas a los propios familiares de la víctima. 

Más aún, las autoridades militares encubren estos hechos e impiden que se ob¬ 
tenga una información concreta en los plazos urgentes que una situación de tal gra¬ 
vedad exige. Tan es así que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la 
OEA, en su informe “La situación de los derechos humanos en el Uruguay” (enero 
1978), señala que: 

“No le ha sido posible a la Comisión concluir hasta la fecha la tramitación 
de estos casos (25 denuncias de muerte violenta de personas que se encontra¬ 
ban detenidas)... debido, en diversos casos, a la demora e insuficiencia de las 
respuestas del gobierno uruguayo sobre el resultado de las investigaciones reali¬ 
zadas y del dictamen de las autoridades competentes...”. 

No obstante, a pesar de la demora y obstáculos puestos por el gobierno en la 
evacuación de los informes solicitados por la Comisión, ésta logró, en ese entonces, 
dictaminar sobre diversos casos señalando que “... todos los indicios conducen a pre¬ 
sumir que las denuncias correspondientes son exactas”. 

De modo análogo, el Comité de Derechos Humanos de la ONU que funciona en 
virtud del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos concluyó, después de 
analizar varias denuncias individuales, en 1982, que las condiciones en que se man¬ 
tiene a los prisioneros en las cárceles militares de Uruguay constituyen formas de 
trato inhumano violatorias de dicho Pacto. 

Corroborando esto, el Informe Anual de la C.I.D.H. de la OEA del 20/9/82 di¬ 
ce: 


“Los presos políticos se encuentran sujetos, según innumerables denuncias 
llegadas a la Comisión, a toda clase de vejaciones, maltratos, acosamiento psico¬ 
lógico, faltas de atención médica adecuada...”. 

Las autoridades de la Justicia Militar uruguaya, por el contrario, resolvieron ar¬ 
chivar los expedientes de esas denuncias “al no comprobarse existencia de ilícitos". 
Es más, a lo largo de todos estos años, el gobierno uruguayo ha silenciado las nume¬ 
rosas condenas de organismos internacionales (ONU. OEA, Amnesty International) 
por su responsabilidad en estos crímenes. 


4 



PARA NO REPETIR EL PASADO: VERDAD Y JUSTICIA 

En su propuesta de Amnistía (junio de 1983) el Servicio Paz y Justicia - Uru¬ 
guay incluía una precisión -recogida por todas las propuestas surgidas posterior¬ 
mente—: la ley de Amnistía deberá excluir de su alcance a los delitos de lesa huma¬ 
nidad. Éstos han sido definidos como “actos inhumanos contra todas las poblacio¬ 
nes civiles”, “que revisten la modalidad de prácticas administrativas”, entendiendo 
éstas como la combinación de: 

a) una acumulación de infracciones de índole idéntica o análoga, bastante nu¬ 
merosas y vinculadas entre sí para que no püedan reducirse a incidentes ais¬ 
lados o excepcionales, y que forman un conjunto o sistema. 

b) una tolerancia por parte de las autoridades superiores del país. 

Estos elementos permiten registrar dentro de los delitos de lesa humanidad a la 
tortura, las desapariciones, las ejecuciones y muertes de prisioneros, modalidades re¬ 
presivas ejercitadas por el llamado “terrorismo de Estado”. Es decir, que los respon¬ 
sables no son únicamente individuos, sino la misma institución de las FF AA„ ejer¬ 
ciendo funciones de gobierno en un acto de soberanía estatal y escudadas además 
en la Doctrina de la Seguridad Nacional que iustifica todos los ataques a la dignidad 
humana en nombre de la “tutela integral del Estado”. 

La gravedad de estas prácticas lleva a no admitirlas como legítimas ni siquiera 
en un contexto de guerra, y a que sus autores no puedan beneficiarse ni del asilo te¬ 
rritorial, ni de la prescriptibilidad, ni de la amnistía. 

La precisa legislación internacional refrendada por nuestro país obliga jurídica¬ 
mente al próximo gobierno constitucional a actuar en consecuencia. Pero a su vez. 
reconocer que la gravedad de esos delitos impide que sus autores se amparen en el 
derecho al olvido conlleva a dar otros pasos. Sostenemos que respecto a los delitos 
de lesa humanidad el futuro gobierno democrático deberá: 

a) realizar una exhaustiva investigación; 

b) enjuiciar a los responsables por esos delitos; 

c) reparar a las víctimas por los agravios sufridos, y 

d) tomar medidas de prevención para garantizar que no ocurran violaciones 
similares en el futuro. 

No sólo el Derecho Internacional exige el castigo de los delitos de lesa humani¬ 
dad; existen también profundas razones éticas. Ninguna sociedad puede desoír los 
legítimos reclamos de justicia de sus miembros porque ello conduce a la ruptura de 
la solidaridad y abre el camino a la venganza. Hacer justicia es dar a cada uno lo que 
le corresponde. No es justo ni posible que una sociedad democrática albergue a la 
víctima y al victimario cuando éste permanece impune por sus delitos. Máxime 
cuando se considera que la mayoría de estas violaciones se cometieron fuera del es¬ 
tado de beligerancia (que finalizó en noviembre de 1972 según declaraciones de las 
FF AA.) y contra personas indefensas. 

Entendemos que la investigación y juicio no sólo no se oponen a la pacificación 
del país, sino que son un paso previo imprescindible. Porque de otra manera subsis¬ 
tirá el sentimiento de rencor en la sociedad, y los autores de estos crímenes tendrán 
el aliciente de que sus actos pueden seguir cometiéndose porque nunca serán casti¬ 
gados. Y el gobierno que no asuma este problema estará implícitamente dando su 
aprobación oficial a los actos cometidos por el poder militar. 


5 



“La certeza de un juicio nacional o internacional a partir del día en que 
los torturadores y los responsables de desapariciones y genocidios no sean más 
protegidos por sus propios regímenes será, sin duda, una de las medidas más efi¬ 
caces de disuasión, si no contra toda utilización de estas prácticas, sí al menos 
contra la utilización institucional de las mismas”. 

Asociación Internacional contra la Tortura 
Resoluciones del Seminarlo de Ginebra (abril 1982) 


Con la publicación de este informe queremos también contribuir a promover en 
la ciudadanía una efectiva conciencia alerta para la defensa de los Derechos Huma¬ 
nos. 

Es necesario entender que la sistemática violación de los Derechos Humanos 
por parte del gobierno militar ha constituido una agresión a toda la sociedad uru¬ 
guaya; es por lo tanto un problema nacional que trasciende a las víctimas directa¬ 
mente afectadas y sus familias, y como tal debe ser encarado. 

Reducirlo al ámbito privado e individual significará desconocer la profunda he¬ 
rida abierta en la comunidad uruguaya. 

Y, lo que es más grave aún impedir que esta tome conciencia de la amenaza 
que significa para la sociedad civil la permanencia de un poder militar intocado que 

Por otra parte, la investigación y el juicio de estos delitos deben ir unidos a una 
activa lucha por el respeto de todos los derechos de nuestro pueblo. Afirmamos esto 
en el entendido de que la verdadera y última garantía para que estos crímenes y to¬ 
das las formas de violencia no vuelvan a repetirse, será la construcción de un proyec¬ 
to nuevo de país que asegure la efectiva vigencia de los derechos de las mayorías. 


Madres y Familiares de Procesados por la Justicia Militar 
Servicio Paz y Justicia - Uruguay 






8 



Luis Carlos BATALLA 

Albañil de 32 años, padre de 2 hijos, detenido el 20 de mayo de 1972, 
murió cinco días después en el Batallón de Infantería No. 10 del depar¬ 
tamento de Treinta y Tres. 

La autopsia firmada por dos médicos señala como causa del deceso: 
“Anemia aguda por rotura de hígado”. La denuncia del diputado del 
PDC, Daniel Sosa Díaz, dice: "Vimos que en la cara tenia hematomas, 
que en la parte superior de la cabeza tenia una herida lascero-contusa; 
que en las regiones deltoides, en los hombros, tenía lo que vulgarmente 
se llaman moretones, que en la mano derecha se apreciaban marcas, sig¬ 
no demostrativo de que estuvo atado con alambre retorcido...". “Pre¬ 
sentaba también múltiples hematomas en los pies y una herida cortan¬ 
te... pero lo más espantoso era el abdomen lleno de equimosis, hemato¬ 
mas y erosiones... Sólo una agresión descomunal, como un accidente de 
tránsito, una cai'da o una patada de caballo pueden provocar la rotura 
del hi'gado... Batalla no vio de dónde veni'a el golpe porque estaba atado 
y encapuchado y por ello no pudo adoptar ninguna actitud defensiva... 
El golpe debe haber sido una patada de abajo a arriba o un culatazo...”. 


Walter SANZO 

Obrero mecánico, padre de 2 niños, fue detenido y herido el 22/5/72. 
Presentaba herida de bala con orificio de entrada en la región glútea y 
de salida en el abdomen. A pesar de ello, fue torturado y cuando su es¬ 
tado era desesperante, llevado al Hospital Mari'timo de Maldonado, don¬ 
de falleció. 

El senador Zelmar Michelini denunció en aquel momento: “Lo bajaron 
con los ojos vendados y las manos atadas a la espalda, desnudo, era in¬ 
vierno y envuelto en una frazada usada como parihuela. Al llegar, lo 
arrojaron en una cama volcando la frazada... La tardía operación quirúr¬ 
gica fue vigilada por un oficial que se negó a retirarse y que apuntaba 
permanentemente con su metralleta. Hubo que administrarle 3 litros de 
suero y un volumen de sangre. La desnudez del cuerpo, las demoras y 
otras informaciones señalan que fue torturado después de herido”. 


Edison MARIN 

Obrero agrícola de 40 años de edad. Muere el 3/6/72 en el Hospital Mi¬ 
litar, a consecuencia de las torturas recibidas en el Regimiento de Caba¬ 
llería No. 4. Marín fue puesto de plantón, golpeado, estaqueado, siem¬ 
pre encapuchado. Finalmente fue hecho destrozar por perros amaestra¬ 
dos. Falleció en el Hospital Militar, solo e incomunicado. 


9 



juan FACHINELLI 

Estudiante y profesor, padre de una hija, fue detenido en 1972. Fue 
torturado y asesinado en el Batallón de Infantería No. 1, (“Florida”), el 
28 de junio de 1972. 

Fue arrojado por el hueco de una escalera al vacío, esposado y encapu¬ 
chado. La versión oficial informó que se había suicidado. 


Carlos ALVARIZA 

Médico de 38 años, fue detenido el 5 de junio de 1972 y murió el 23 de 
julio de 1972. 

Mientras se encontraba encapuchaoo fue forzado a caminar por los altos 
tramos del estadio del Liceo Militar y fue precipitado desde 10 o 12 me¬ 
tros de altura. Los militares informaron a su familia que intentaba esca¬ 
par del cuertel por el techo cayendo desde gran altura, muriendo al lle¬ 
gar al Hospital Militar. La autopsia dictaminó “muerte por traumatismo 
externo con fractura de cráneo”. 


Héctor Lorenzo JURADO AVELLANEDA 

Pastor metodista detenido el 15 de julio de 1972, muere en una unidad 
militar pocos días después a consecuencia de las torturas recibidas. 

Un comunicado oficial reveló que se suicidó con un cuchillo mientras 
era trasladado por sus custodias. La autopsia reveló una herida de arma 
blanca y un proyectil de bala en la región inguinal y escoriaciones de 
toda índole. 


Oscar Felipe FERNANDEZ MENDIETA 

Murió el 25 de mayo de 1973 en el Regimiento No. 2 de Caballería del 
departamento de Durazno. 

La familia pudo comprobar que el cuerpo presentaba múltiples lesiones, 
a pesar de que el parte médico oficial señalaba que la causa de la muerte 
era infarto. 


Walter Hugo ARTECHE 

Obrero de 27 años, detenido el 19 de agosto de 1973, muere a los ¡roeos 
días en el Batallón de Infantería No. 1 ("Florida”) de Montevideo a 
consecuencia de las torturas sufridas. (Ver caso de Gerardo Alter) 

Las FF.AA. en un comunicado oficial informan que la muerte se produ¬ 
jo en el momento en que intentaba fugarse del cuartel donde estaba de¬ 
tenido. 


10 



Gerardo ALTER 

Argentino de 22 años, fue detenido el 19 de aqosto de 1973 y murió a 
los tres días en el Batallón de Infantería No. 1 “Florida” (Montevideo). 
Jorge Selves, detenido con él, relató así la muerte de Gerardo Alter y 
Walter Arteche: "Somos llevados directamente a la sala de interrogato¬ 
rios y torturas. Nos estaquean a los tres y comienzan a aplicarnos mag¬ 
netos. En la primera media hora murió Walter Arteche y al poco tiempo 
Gerardo Alter. De esto fui testigo directo”. 


Hugo Leonardo DE LOS SANTOS MENDOZA 

Estudiante de Agronomía, detenido el lo. de setiembre de 1973 a los 
21 años, murió el 3 de setiembre en el Regimiento de Caballería No. 6 
de Montevideo, según testimonio del Tte. Julio César Cooper. 

El cuerpo fue entregado a la familia con prohibición de abrir el cajón y 
el parte médico oficial cita como causa de su muerte: “edema pulmo¬ 
nar". 

Los familiares solicitaron al Juez de Rocha, de donde era oriundo Hugo, 
la autorización judicial para llevar a cabo una autopsia que determinase 
la causa de su muerte, ya que al abrir el cajón comprobaron que su cuer¬ 
po estaba deshecho. La autopsja, firmada por cinco médicos y realizada 
en presencia del juez, abogados y escribanos, determinó que la verdade¬ 
ra causal fue un “hematoma intercraneano, ubicado en la fosa posterior 
donde se aloja el ceretelo; seguramente causado por golpes, de los cua¬ 
les hay abundantes rastros en el cuerpo. Se comprobaron equimosis en 
la región frontal y en la región temporal derecha e izquierda, con un he¬ 
matoma dentro de la loqia del propio músculo temporal del lado iz¬ 
quierdo, con erosiones en ambos pómulos y también erosiones en región 
mastoidea izquierda y mentoniana". 

Con posterioridad y a solicitud del Sindicato Médico, el propio médico 
forense de las Fuerzas Conjuntas dictaminó: “Edema pulmonar agudo 
por insuficiencia cardíaca aguda derecha. Este proceso fue condiciona¬ 
do y desencadenado por los múltiples, repetidos y variados apremios 
corporales a los cuales fue sometida la víctima". 

La Comisión de DD.HH. de la OEA, en noviembre de 1976, estableció 
la presunción de la veracidad de la denuncia sobre la causal de su muer¬ 
te y luego por resolución final, la Comisión aprobó la causal de “hema¬ 
toma ¡ntercraneano causado por las lesiones que sufrió durante su de¬ 
tención”. 


11 



Gilberto COGHLAN 

Obrero de la Administración de Ferrocarriles del Estado y dirigente sin¬ 
dical de la Unión Ferroviaria, es detenido en el local de ésta junto a 40 
ferroviarios el 31 de julio de 1973 por efectivos de la Unidad de Trasmi¬ 
siones No. 1, ubicada en Peñarol. 

Es torturado durante 5 meses en varias unidades militares (Cuartel de 
Peñarol, Escuela de Armas y Servicios, Regimiento 4o. y 9o. de Caballe¬ 
ría). 

El 12 de diciembre, Coghlan se siente mal, pierde el conocimiento y 
presenta síntomas de parálisis en la mitad del cuerpo. Se solicita médico 
pero éste no acude. Luego de unas horas, personal del Ejército lo trasla¬ 
da al Hospital Militar. 

Elena Curbelo, internada allí en esa fecha, relata su muerte: “Gilberto 
entra en coma a causa de las torturas y la doctora de guardia que lo 
atiende intenta sacarlo del coma. El enfermo de sala la ayuda, pero es 
imposible atender a un enfermo de esa gravedad un solo médico y en un 
lugar donde no hay nada... Ál rato se necesita un aspirador, porque Gil¬ 
berto se ahoga con las flemas; pero como hay un solo enchufe y es en el 
que está colocado el foco para la descubierta el procedimiento se atrasa 
más de una hora hasta que se consigue un trifásico. Así pasamos una no¬ 
che en esta sala, oyendo cada dos minutos pedir algo que tarda horas en 
llegar; así muere Gilberto Coghlan y el médico que viene recién por la 
tarde certificará la defunción del compañero”. 

Su muerte se produjo el 14 de diciembre y el cuerpo fue entregado a la 
familia con la prohibición de abrir el cajón. La autopsia dice que la cau¬ 
sa de la muerte fue un golpe recibido en fecha coincidente con su a¡ ibo 
al 4o. de Caballería. 

Su abogada, la Dra. Ma. Elena Martínez, solicita una investigación pero 
es detenida y amenazada. A los restantes procesados en la misma causa, 
que denuncian el hecho, se les cambia la carátula del expediente y se les 
aumenta la pena. 


Aldo PERRINI GUALO 

Comerciante de 34 años, padre de dos hijos, detenido y muerto por tor¬ 
turas el 5 de marzo de 1974 en el Batallón de Infantería No. 4 del de¬ 
partamento de Colonia. 

Debido a la necesidad de justificar esta muerte por torturas en una uni¬ 
dad militar no destinada al alojamiento de detenidos, el médico militar 
firma un certificado que afirma que Perrini ingresó herido al Batallón 
con destino al Hospital Militar de Montevideo, a fin de presentar su 
muerte como acaecida en la sala de operaciones. En el Hospital se nie¬ 
gan a dar entrada oficial al cadáver y el conflicto termina con la renun¬ 
cia del médico. 


12 



Nybia SABALZAGARAY 

Profesora de Literatura de 20 años, detenida el 29 de junio de 1974, 
muere ese mismo día en el Cuartel No. 5 de Ingenieros de Montevideo, 
sector Trasmisiones, donde fue torturada por medio del "submarino se¬ 
co". A causa de ello falleció por asfixia. Ningún comunicado oficial dio 
cuenta de su muerte. 

Tres meses después de su muerte, parientes y amigos colocaron una lápi¬ 
da en su tumba. El 6 de junio de 1975, la Policía procediendo ostento¬ 
samente y sin disimulo arrancó y retiró la placa. 

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, resolvió que “todo 
hace presumir que la causa de su muerte fue consecuencia de los actos 
de violencia de que fue objeto durante su detención”. El gobierno uru¬ 
guayo en respuesta enviada el 12 de julio de 1975 a esa Comisión reco¬ 
noce su muerte producida por “asfixia por suspensión". 


Iván MORALES 

Casado, padre de 3 hijos. Fue detenido el 20/11/74 y murió dos días 
después, a los 26 años de edad. 

Su cadáver fue entregado a una empresa fúnebre, que debió comunicar 
su muerte a la familia. Su rostro estaba desfigurado por los golpes y el 
cuello, totalmente cortado, estaba burdamente cosido. Cuando los mili¬ 
tares entregaron el cuerpo a la empresa, dijeron que se había suicidado. 
No hubo comunicado oficial sobre su muerte. 


Amelia LAVAGNA DE TIZZE 

Detenida el 29 de abril de 1975, muere el mismo día a Iqs 58 años en el 
Cuartel No. 4 de Ingenieros de Laguna del Sauce por las torturas recibi¬ 
das. Horas después de su detención, las autoridades militares informan a 
su hija que Amelia se había suicidado y que podía retirar el cadáver con 
prohibición de realizar la autopsia. A los pocos días su hija que había 
denunciado tales hechos es detenida. 


Carlos CURUCHAGA 

63 años de edad, oriendo de Mercedes. Detenido el 10/7/75. En el mo¬ 
mento de su detención estaba convalesciente de una hemiplejía cerebral. 
A pesar de ello fue brutalmente torturado en la Dirección de Inteligen¬ 
cia de la Policía de Montevideo, lo que le provocó una nueva hemiplejía. 
En tales condiciones fue trasladado al Hospital de Clínicas, donde per¬ 
maneció permanentemente custodiado hasta su muerte, el 26 de setiem¬ 
bre de 1975. 


13 



Alvaro BALBI 

Empleado de comercio y músico, padre de 4 niños y uno por nacer; fue 
detenidó a los 34 años el 29 de julio de 1975; el 31 el cuerpo de Balbi 
fue entregado a su familia con prohibición de abrir el cajón. 

El parte médico firmado por el médico militar dice: “Insuficiencia pul¬ 
monar debido a stress". Sus familiares consiguieron que el juez de ins¬ 
trucción civil autorizara la autopsia, que reveló: hundimiento de tórax, 
órganos genitales calcinados, rotura de hígado, fractura de pierna iz¬ 
quierda, fractura de cráneo. 

Balbi fue asesinado en el Regimiento de Coraceros de Montevideo. 
Ningún comunicado oficial dio cuenta de su muerte. Su padre dirigió 
una impresionante carta abierta al Presidente Juan Ma. Bordaberry exi¬ 
giendo una investigación. Puesta en manos de la Justicia Militar, ésta or¬ 
denó archivar el caso. 

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA resolvió 
que: “hay indicios vehementes de que falleció a consecuencia de actos 
de violencia que la Comisión presume verdaderos”. 


Celso FERNANDEZ 

Muerto por tortura en setiembre de 1975 en el Batallón "Florida”. 


Pedro Ricardo LERENA MARTINEZ 

Ex funcionario de la Caja Rural, padre de dos niñas, detenido el 25 de 
mayo de 1975, muere a los 33 años el 29 de setiembre de ese año en el 
Regimiento No. 9 de Caballería a consecuencia de las brutales torturas 
a que fue sometido. 

Entre la fecha de su detención y la de su muerte no pudo ser nunca vis¬ 
to por su familia, quien recibe en setiembre la noticia de su muerte 
acontecida, según los militares, por suicidio. 

Al abrir el cajón sus familiares comprueban que el cuerpo presentaba 
quemaduras en varias partes, especialmente en pies, entrepiernas, genita¬ 
les, palma de las manos y espalda, producidas probablemente con un so¬ 
plete o con alquitrán hirviendo. Tenía las falanges de las manos quebra¬ 
das, la cabeza vendada, tumefacción de ambas piernas y había perdido 
alrededor de 30 kilos. 


Carlos Mario ARGENTA ESTABLE 

Empleado de la Administración Nacional de Puertos, dirigente gremial, 
fue detenido el 9 de diciembre de 1975 y murió el 16 de diciembre a los 
64 años en el Batallón de Infantería No. 3, mientras era torturado. 

Su esposa, Margarita, Labraga, fue detenida con él y obligada a presen- 


14 



ciar la tortura y posterior muerte de su marido, además de someterla a 
ella misma a torturas. A raíz de ello sufrió graves desequilibrios psíqui¬ 
cos. Procesada, fue mantenida en prisión en el EMR 2 (Penal de Punta 
de Rieles) durante un año y medio, donde varias veces intentó suicidar¬ 
se. Al salir en libertad, se suicidó con gas. 


Julián LOPEZ 

Taximetrista de 53 años, detenido el 31 de diciembre de 1975, su cuer¬ 
po es entregado a la familia el 5 de enero de 1976. El cajón estaba lacra¬ 
do, no se hizo lugar al pedido de autopsia y se autorizó a velarlo sólo 
unas horas. El cortejo de su entierro fue cercado por fuerzas militares. 
El gobierno uruguayo, en respuesta a un pedido de informes de la Comi¬ 
sión Interamericana de DD.HH. de la OEA, el 26 de agosto de 1977 in¬ 
forma lo siguiente: “Mientras se lo trasladaba al baño atendiendo su so¬ 
licitud, realiza un movimiento brusco para alejarse del custodia que lo 
conducía. Al realizarlo pierde el equilibrio, golpea contra la baranda y 
cae al vacío de espaldas, golpeando el pasamanos de la escalera y poste¬ 
riormente contra los escalones de la misma. Traslaclado a un centro asis¬ 
tencia!, fallece a su ingreso al mismo”. 

La autopsia dió como resultado: "Politraumatismo con hemorragia agu¬ 
da consecutiva”. El juez militar dispuso cerrar el caso por “no surgir ni 
semiplena prueba de que se hubiera cometido delito”. 


Nicanor ALDABALDE 

Agente de la sección Gramilla del Banco de Seguros del Estado, en Mi¬ 
nas. Fue detenido en marzo de 1976, a los 65 años de edad; muere en la 
División de Ejército IV, pocos días después de su detención, a conse¬ 
cuencia de un paro cardíaco debido a las torturas a que fue sometido. 


Oscar Bonifacio OLIVEIRA ROSSANO 

Obrero metalúrgico de la fábrica CINOCA, de 56 años de edad, casado, 
con un hijo, residente en la ciudad de Las Piedras. 

Detenido en diciembre de 1975, fue torturado durante 3 meses hasta 
que el 3 de marzo sus familiares recibieron el féretro con la prohibición 
de abrirlo. Pese a ello abrieron el cajón y pudieron ver huellas de terri¬ 
bles torturas y el hecho de que estaba vendado del tórax para abajo. 


15 



Eduardo MONDELLO TECHERA 

Casado, con dos hijos. Murió el 10/3/76 a los 30 años de edad. Había si¬ 
do detenido en febrero de 1972 en Minas y muy torturado en el cuartel 
de esa ciudad. Fue procesado y liberado en diciembre de 1973. 

Fue nuevamente detenido en averiguaciones el 6/3/76 y trasladado al 
Batallón de Ingenieros No. 4 de Laguna del Sauce. Su cuerpo fue entre¬ 
gado a los cuatro días y sus familiares comprobaron al abrir el cajón las 
grandes hematomas que le cubrían todo el cuerpo. 


Ivo FERNANDEZ 

Obrero portuario de la ciudad de Paysandú, dirigente del Sindicato Uni¬ 
co de la Administración Nacional de Puertos. 

Murió a consecuencia de las torturas a que fue sometido en el Batallón 
No. 4 de Caballería del departamento de Artigas, en abril de 1976. 


Humberto PASCARETTA 

43 años, casado, una hija. Obrero de CICSSA, detenido en mayo de 
1976, muere en junio de ese año. 

Sobre este caso es conocido el extenso testimonio de Hugo García R¡- 
vas, fotógrafo desertor de la Compañía de Contrainformaciones del 
Ejército, quien participó en la detención y presenció su muerte. 

A raíz de una denuncia de la patronal de CICSSA, Pascaretta y otros 
obreros de la empresa comienzan a ser vigilados durante un mes y final¬ 
mente son todos detenidos y torturados. 

Pascaretta sufría de úlcera y debía tomar ciertos medicamentos que 
nunca le fueron suministrados, a pesar de sus reiterados pedidos. Duran¬ 
te más de un mes fue torturado intensamente. Una noche Pascaretta di¬ 
jo que se sentía mal y cuando llegó el médico militar ya había muerto. 
El médico certificó su muerte como producto de un ataque cardíaco. 
Según García Rivas, un miembro de la Compañía de Contrainformacio- 
nes, fue enviado a su velorio con la finalidad de ver y escuchar lo que 
allí sucedía. 


Silvina SAL DANA 

Estudiante de Servicio Social, detenida en febrero de 1976. Muere a 
consecuencia de las torturas recibidas en una unidad militar, en junio de 
ese año, a los 28 años de edad. 


Dante PORTA MOREIRA 

Profesor de Bella Unión, de 47 años, casado, padre de 3 hijos. Detenido 
a principios de diciembre de 1976 junto a otras personas de Artigas, es 
puesto en libertad luego de ser interrogado. 


16 



El 12 de diciembre es nuevamente detenido y trasladado al Regimiento 
de Caballería No. 10 de Bella Unión, donde muere ese mismo día a con¬ 
secuencia de las torturas a que es sometido. 

Al día siguiente su esposa recibe el cajón cerrado y con prohibición de 
abrirlo. Inmediatamente detienen a todos los médicos de la ciudad. 

El Tte. Julio César Cooper, desertor del Ejército atestigua su muerte. 


Raúl FACIO 

Trabajador azucarero de 24 años de edad, fue detenido el 15 de diciem¬ 
bre de 1976 y murió el 16 de diciembre en el Regimiento de Caballería 
No. 10 de Bella Unión, según el testimonio del Tte. Julio César Cooper. 
Cuando su padre fue a retirar el cuerpo se le dijo que su hijo no había 
resistido el interrogatorio. Tenía el pecho hundido y una profunda heri¬ 
da en la cabeza. 


Nuble YIC 

Obrero frigorífico de 54 años de edad, detenido en diciembre de 1976 y 
sometido durante días a terribles torturas. A consecuencia de ello sufre 
un ataque cardíaco, falleciendo en el Departamento No. 6 de Informa¬ 
ción e Inteligencia. 


Juan Francisco CAMPAL GARAY 

Jubilado; murió en 1976 o 77 en el EMR 1 por omisión de asistencia, 
luego de un infarto. La versión oficial habla de muerte por infarto con 
edema agudo de pulmón. 


Hugo PEREYRA 

Obrero de la construcción de 52 años de edad, detenido y procesado 
por la Justicia Militar en julio de 1977, fue torturado en el Batallón 
No. 13 de Infantería y luego en el cuartel “La Paloma” de Montevideo, 
a pesar de que ya había sido procesado. Su cuerpo presentaba varios he¬ 
matomas, heridas en la cabeza y una incisión de lado a lado en el abdo¬ 
men. 


Myriam SOARES NETTO 

Murió el 4/11/77 a consecuencia de las torturas recibidas. Su cuerpo fue 
entregado a sus familiares en ataúd cerrado con prohibición de abrirlo. 


17 



Hugo Haroldo DERMITT BARBATO 

Estudiante de Medicina, detenido en 1972, muere a los 32 años de edad 
el 28 de diciembre de 1980. 

Dermitt había cumplido la pena en julio de 1980, tenía visa para viajar 
a Suecia y debió ser liberado el 11 de diciembre de 1980. 

En setiembre de ese año fue retirado del EMR 1 y trasladado al 4o. Re¬ 
gimiento de Caballería y en noviembre llevado a la Jefatura de Policía 
de Montevideo. 

El 9 de octubre se le comunica que no se le concederá el permiso de sa¬ 
lida. A partir de entonces no se supo de su paradero hasta el 28 de di¬ 
ciembre en que su madre es llamada al Hospital Militar y se le muestra 
el cadáver para que lo identifique. Mostraba claras señales de haber sido 
torturado, a pesar de que el parte médico militar establece como causal 
de muerte: “Hemorragia aguda por sección de carótida” producida por 
el corte de una hoja de afeitar. 

En esta circunstancia fue detenido su hermano Guillermo Dermitt, pro¬ 
cesado y recluido en el EMR 1. 


Vladimir ROSLIK 

Médico, casado, con un hijo, oriundo de San Javier (colonia rusa en el 
litoral oeste del país), murió el 16/4/84 a consecuencia de las torturas 
recibidas en el cuartel de Fray Bentos. 

Roslik había sido detenido en un procedimiento realizado en San Javier 
en 1980, por el cual estuvo detenido un año en el EMR 1. El 15/4/84 
fue detenido con otras 6 personas en otro operativo contra San Javier, y 
en la madrugada del día siguiente le avisaron a su esposa que debía reti¬ 
rar su cuerpo en el hospital de Fray Bentos. El certificado de defunción 
establecía corno causa de la muerte: “paro cardio-respiratorio”. El cadᬠ
ver fue sometido a dos autopsias, una en la Morgue de Fray Bentos dis¬ 
puesta por las autoridades militares y sin el consentimiento de sus fami¬ 
liares, y otra en la Morgue de Paysandú, ordenada por el Juez en lo Pe¬ 
nal de esa ciudad y a pedido de la esposa de Roslik. En la segunda au¬ 
topsia participaron cuatro médicos y se labró un acta, cuyo contenido 
tardó en ser difundido. Finalmente se reveló que la causa de la muerte 
fue: anemia aguda y signos de asfixia. 

De acuerdo a la opinión de diversos facultativos ¡ntervinientes en el ca¬ 
so, la anemia aguda se produjo por la hemorragia interna originada por 
la magnitud de los golpes recibidos. Los signos de asfixia son consecuen¬ 
cia del impedimento prolongado y artificial de la función respiratoria. 
El cuerpo presentaba, además, numerosos hematomas en varías partes, 
siendo especialmente notorias las marcas en el torso, habiendo signos de 
violencia en extremidades inferiores y en el rostro. 


18 



Suicidios 





20 



Hugo CASTRO 

Obrero de 24 años de edad, fue detenido el 4 de julio de 1972 y luego 
de varios meses de tortura fue conducido al EMR 1. 

Realiza su primer intento de suicidio en el Penal, donde prende fuego el 
colchón y sus vestimentas; internado en el Hospital Militar se ahorca 
con la cadena del water. 

Su cajón cerrado fue enviado a Paysandú con orden expresa de no abrir¬ 
lo Fue el primer suicidio en el Penal de Libertad, el 7 de diciembre de 
1972. 

Víctor Hugo PADILLA 

Se suicidó en el EMR 1 en mayo de 1974. 


José Eduardo ARTIGAS 

Docente, detenido en 1973, tenía 34 años en el momento de su muerte, 
ocurrida el 15 de junio de 1976 en el EMR 1. 

En mayo de 1976 fue sancionado y enviado a la sala de disciplina (isla), 
donde se suicida un mes después ahorcándose con el uniforme. 


Norma CEDRES de IBARBURU 

Empleada del diario “El Popular”, detenida en octubre de 1975, murió 
a los 45 años, en el Hospital Militar el 16 de enero de 1978. 

Era objeto de una persecución constante acentuada por sus anteceden¬ 
tes de desequilibrio psíquico. Frecuentemente sancionada en calabozo, 
se le hacía oir grabaciones con gritón y se le impedía dormir. Finalmen¬ 
te, se colgó en el baño de una de las barracas del EMR 2, falleciendo en 
el Hospital Militar luego de varios días de agonía. 


Edgar SOSA CABRERA 

Casado, una hija. Detenido en 1974, cumplió la totalidad de su condena 
en junio de 1981. En lugar de liberarlo, se lo retuvo bajo el régimen de 
Medidas Prontas de Seguridad y algunas semanas antes de su muerte se 
lo alojó solo en una barraca del EMR 1, en la que aparece colgado el 28/ 
4/82. Tenía 40 años de edad en el momento de su muerte. 


Juan Alfredo PINO GARIN 

Detenido en 1972, muere a los 43 años el 16 de junio de 1982 en el Ba¬ 
tallón de Ingenieros de Combate No. 2 del departamento de Florida. En 
abril había cumplido su condena y se encontraba retenido bajo el régi¬ 
men de Medidas Prontas de Seguridad. Jorge Selves, que se hallaba en la 
misma situación fue testigo de su muerte y dice en su testimonio: "...El 
compañero estaba bajo medicación desde 1977; la dosis del psicofárma- 
co que recibía era muy alta. Apenas llega al cuartel, pide por un médico 


21 



o un enfermero, que no vienen, y plantea claramente a la guardia que 
necesita la medicación, a más tardar para la noche. No le hacen caso. 
Entre el cuarto y el quinto di'a, comienza a sufrir alucinaciones. En la 
madrugada del 16 de junio, entra el guardia a retirarnos el colchón. Esa 
noche Juan había pasado muy mal, pidiendo la guardia, totalmente des¬ 
controlado. Al pasar el cabo de guardia frente al calabozo de Juan, se 
paró, abrió los brazos y quedó paralizado, con una cara de terror indes¬ 
criptible. Ahí me doy cuenta de qué sucede y empiezo a gritar para que 
me deje salir. El guardia, luego de permanecer algunos minutos sin reac¬ 
cionar, retrocedió y comenzó a llamar a la guardia externa. Recién a la 
hora lo bajaron. El médico, que hasta entonces nunca había venido, 
diagnosticó muerte por desnucamiento. Juan usaba una faja vasca y con 
ella se autoeliminó". 


Horacio Darío RAMOS 

Bancario, casado, 2 hijos. Detenido en 1972; tenía 38 años en el mo¬ 
mento de su muerte, ocurrida el 30/6/82. 

Se suicidó en la sala de disciplina (Isla), donde estaba incomunicado, 
cumpliendo una sanción. Según testimonios de varios detenidos del 2o. 
piso del EMR 1, días después de su muerte varios oficiales se jactaron 
frente a ellos de haberle alcanzado a Ramos la faja con la que se autoeli¬ 
minó. 


Roberto RIVERO 

Detenido en enero de 1979 y condenado a 8 años, se suicida el 20/1/84 
en el EMR 1. Tenía 33 años de edad en el momento de su muerte. 


Rubén MARTINEZ ADDIEGO 

Estudiante y obrero, detenido en 1977, murió en el EMR 1 el 20/8/84 a 
los 30 años de edad. 

Como consecuencia del régimen de hostigamiento permanente a que es- 
tan sometidos los detenidos, comenzó a padecer trastornos psíquicos 
y períodos de honda depresión. Cuando su compañero de celda fue libe¬ 
rado, quedó solo; sus compañeros, conociendo la gran depresión que su¬ 
fría, solicitaron el cambio de celda para acompañarlo durante las 23 ho¬ 
ras en las que todo preso permanece encerrado. La solicitud fue reitera¬ 
damente denegada. El hostigamiento y la soledad aumentaron el des¬ 
equilibrio psíquico que lo impulsó a ahorcarse en la celda. 

Rubén Martínez ya había firmado su libertad y estaba próximo a salir. 


22 



Muertes por enfermedad. 


i 




24 



Mirto PERDOMO SOSA 

Muere en el Hospital Militar a causa de una peritonitis que había sido 
tratada como diarrea. 


MENDEZ 

Murió en el Hospital Militar 6 meses antes de cumplir su condena. Esta¬ 
ba enfermo de cáncer. 


Manuel TOLEDO 

Fallece en 1972 en el Hospital Militar a raíz de un cáncer de pulmón. 


Rubén LUZARDO 

Detenido en agosto de 1972, muere en el Hospital Militar el 12 de junio 
de 1973 a los 23 años de edad. Era casado y padre de un hijo pequeño. 
En el momento de su detención recibe una herida de bala en las vérte¬ 
bras cervicales. Internado en el Hospital Militar, el neurocirujanoexplica 
que tiene seccionada parte de la médula y qué si bien ello le provocará 
una parálisis total en los miembros inferiores y parcial —recuperable— 
en los miembros superiores, se encuentra fuera de peligro. 

Elena Curbelo relata su caso: “Como todo enfermo con parálisis, necesi¬ 
ta cuidados muy especiales y sobre todo una higiene muy rigurosa. Tie¬ 
ne sonda vesical, pero como éstas son malas, en la noche se destapan y 
Luzardo duerme con la cama empapada. La guardia ^limpie estricta¬ 
mente la orden y no deja que ningún compañero lo ayude. Al tener pa¬ 
rálisis en la vejiga, la orina está infectada, sobre esa orina con pus per¬ 
manece horas sin recibir ningún tipo de higiene. Así se le forman escaras 
en las nalgas y en la columna... Su familia inicia trámites solicitando su 
libertad y pidiendo les permitieran trasladarlo a algún país europeo don¬ 
de pudiera ser atendido. Varias naciones se ofrecen a hacerse cargo de 
él, pero las autoridades se niegan. Luzardo empeora, la infección le llega 
al hueso. Hace una septicemia y muere en junio de 1973". 


Rodolfo FERNANDEZ CUNEO 

Casado, con dos hijos, detenido en 1972, murió en enero de 1975 en el 
Hospital Militar. 

Debido al hostigamiento de que era objeto en el Penal de Libertad, su¬ 
frió varias crisis nerviosas e intentó suicidarse por segunda vez clavándo- 


25 



se dos agujas colchoneras en el pecho y la espalda, a la altura de los ri¬ 
ñones. Esta no pudo ser extraída en el EMR 1 y pasaron varios meses 
antes que autorizaran su traslado al Hospital Militar. 

Finalmente, en enero hizo una crisis nerviosa, fue enchalecado y condu¬ 
cido al Hospital Militar, donde se le aplicaron shocks eléctricos. Con es¬ 
tos la aguja interesó los intestinos, ocasionándole la muerte por perito¬ 
nitis. 


Ariel OXERANI 

Detenido en 1972, padecía el llamado Mal de Chagas. 

En 1975, a raíz de la gravedad de su estado debe ser internado en el 
Hospital Militar. Los cardiólogos luego de varios estudios informan que 
debe ser atendido y estudiado en el Instituto de Cardiología del Hospi¬ 
tal de Clínicas. La solicitud de traslado es denegada. 

Oxerani sufre un paro cardíaco y es salvado por una enfermera, pero de¬ 
be ser trasladado al Centro de Tratamiento Intensivo del Hospital, aun¬ 
que luego es devuelto al celdario. 

Elena Curbelo testimonia sobre su caso: "A los pocos días sentimos los 
gritos de una mujer, es la esposa de Ariel a la que habían permitido ver¬ 
lo por unos minutos, quien se encuentra con él en el momento en que 
Ai ¡el hace otro paro cardíaco. Un médico le hace respiración y Ariel, 
con vida, vuelve al centro de cuidados intensivos. La familia desesperada 
consigue una entrevista con el juez que se ocupa del caso de Ariel y éste 
les dice que él piensa firmarle la libertad, pero que no le vengan con 
aputos por problemitas de salud, que él Va a respetar el orden que se fijó 
pata estudiar los casos, que estudiará el expediente cuando le llegue a 
sus manos, pero no antes. A los 15 días, Ariel hace otro paro cardíaco 
y mucre. 


Clarisa BONILLA 

Enferma de tupus, mui ió en el I lospital Militar en 1976. 


Hílela DELACROIX DE ORMAECHEA 

Casada, con hijos. Detenida en 1976 a los 52 años de edad. 

Luego de varios meses de tortura es llevada a Artillería No. 5. Allí co¬ 
mienza a sufrir diarreas y vómitos permanentes, además de adelgazar 
más de 20 kilos. Los médicos desestiman la gravedad de su estado, pero 
ante la persistencia de los vómitos es internada en el Hospital Militar. A 
los pocos días, y a raíz de que se le cortaron los vómitos, el médico de 
sala, argumentando que su problema es nervioso, le da el alta. A los dos 
meses vuelven a llevarla al Hospital Militar, donde permanece un mes sin 
que se le realicen estqdios. 


26 



Elena Curbelo, internada con ella en el Hospital Militar, cuenta como ve 
a Hilda pelear por su salud: "... Hilda trata de explicarle que no vomita, 
pero que tampoco comió y que por lo tanto no tiene nada que vomitar. 
Le dice que adelgazó 20 kilos y que se siente muy mal. A los dos meses 
debe ser reinternada, sigue con diarrea, pierde sanare por el intestino, 
tiene el abdomen inflamado y cada di'a adelgaza mas. Tiene menos de 2 
millones de glóbulos rojos. Recién ahí' comienzan a realizarle estudios 
serios y se le diagnostica cáncer en el ovario, en ese momento ya exten¬ 
dido al hígado, intestinos y pulmón. Su familia inicia trámites solicitan¬ 
do su excarcelación, pero la solicitud es denegada. Hilda Delacroix mue¬ 
re el lo. de setiembre de 1976 en el Hospital Militar”. 


CASAL 

Detenido en 1972, muere a consecuencia de un síncope cardíaco en el 
EMR 1 el 11/11/76. 


Raquel CULNEV HEIN de MALLARINO 

Maestra, detenida en 1972, muere el 11 de junio de 1977 en el Hospital 
de Clínicas. 

En 1973 es internada en el Hospital Militar por problemas digestivos y 
un cuadro de ictericia. Luego de realizarle varias placas, los médicos mi¬ 
litares le informan que es un cuadro nervioso y es devuelta al cuartel de 
Paso de los Toros. Durante todo el año 74 es internada en el Hospital y 
luego trasladada al cuartel a pesar de que padece vómitos, gran disten¬ 
sión abdominal, adelgazamiento, etc. En 1975, reinternada de urgencia 
es operada y se le encuentra un quiste hidático en el hígado, ya roto y 
diseminado por todo el organismo. La operan y luego de dos meses en 
el Hospital Militar vuelve al Cuartel y permanece allí dos años sin nin¬ 
gún control médico. 

En enero de 1977, luego de dos cólicos hepáticos, es internada de ur¬ 
gencia y se le encuentra otro quiste hidático en el centro del hígado. El 
médico solicita que se le realicen estudios en el Hospital de Cl.ínicas, pe¬ 
ro la solicitud es denegada. 

Elena Curbelo relata así este caso: “Su madre, único familiar, se mueve 
a nivel judicial tratando de agilitar los trámites, pues Raquel tiene un 
pedido del Fiscal de 4 años y ya está por cumplir los 5; le faltaba sólo la 
firma del Juez para quedar en libertad y poder tratarse en el Hospital de 
Clínicas. Los trámites no caminan y su situación empeora: empieza con 
cólicos nefríticos y trastornos para orinar; también tiene dificultad res¬ 
piratoria. Solicitan nuevamente el examen en julio, a 7 meses de la pri¬ 
mera solicitud. Se la otorgan, a condición de que la familia pague una 
fuerte suma por el estudio. Se consigue el dinero y Raquel es trasladada 
al Hospital de Clínicas. A pesar de su estado delicado y de los tubos de 
drenaje, viaja esposada, con lentes ciegos y una fuerte custodia policial. 
Dos días después la operan. Ya es tarde. Tiene el hígado casi todo toma¬ 
do, hace una gran hemorragia interna y piden sangre a Punta de Rieles. 
Todas las compañeras se ofrecen, pero Raquel no sale del coma. Muere 
el 11 de julio de 1977". 


27 



Marcelino GARCIA 

63 años, detenido en 1972, muere en setiembre de 1977 o 1978 en el 

EMR 1. 


Roberto FILIPONE BARBEITO 

Fue detenido en 1972 y murió en 1978 a raíz de una lesión cardiaca 
provocada por un ataque de asma no atendido. 


Ana María GONZALEZ PIERI 

Detenida el 14/6/75, murió el 4/5/79 a los 23 años de edad. Tenía la li¬ 
bertad firmada desde el 8/3/79. 

Padecía bronquitis asmática, y a pesar de ello era obligada a realizar tra¬ 
bajos forzados. Comienza a sufrir fiebre muy alta en el EMR 2; durante 
días ella y sus compañeras solicitan atención médica, pero no la recibe. 
Es internada el 29/4 en el CTI del Hospital Militar y muere 5 días des¬ 
pués. La partida de defunción dice que muere por endocarditis bacteria¬ 
na; el parte médico dice paro cardíaco. 


Peter LINCH 

Maestro, muerto en el EMR 1, en agosto de 1979 a los 68 años de edad. 
Enfermo cardíaco, fue obligado a bañarse con agua helada, haciendo 
una crisis. 


Rubén PORTEIRO 

55 años, condenado a 8 años, muere en el EMR 1 el 23/11/79. 

Debido a las torturas, fue necesario extirparle el riñón. Fallece por falta 
de adecuada atención médica. 


Nelson BATALLA 

Muerto en 1980. 


Miguel ALMEIDA 

Detenido en 1975, murió' en el EMR 1 (Penal de Libertad) en 1980. 

A raíz de un golpe sufrido mientras se bañaba sufre convulsiones que le 
provocan la muerte. 


28 



Gladys YAÑEZ RIJO 

Estudiante de Servicio Social, oriunda de San José. Detenida en 1975, 
recobra la libertad por un período de 11 meses y es detenida nuevamen¬ 
te en agosto de 1978 y condenada a6 años; muere en el Hospital Militar 
el 11 de setiembre de 1980 a los 33 años de edad. 

Presentaba una insuficiencia renal congénita que requería tratamiento 
especial. A pesar de las numerosas gestiones realizadas para su libera¬ 
ción, ésta no fue autorizada. Sobre el final de 1979, cuando su salud se 
agravó considerablemente las autoridades decidieron internarla en el 
Hospital Militar. A los pocos días es devuelta al EMR 2 y debido a su 
gravedad debe ser reinternada muriendo en el CTI del Hospital Militar. 


Jorge Antonio DABO RAVELLO 

Empleado bancario y profesor de natación, casado y padre de 2 hijos. 
Fue detenido en mayo de 1975. 

Sufría de hipertensión. Murió en el EMR 1, de un ataque cardíaco, 
mientras se encontraba realizando trabajos forzados, en diciembre de 
1980. 


Edmundo ROVIRA SAURO 

Periodista, detenido en enero de 1976, muere a consecuencia de un de¬ 
rrame cerebral. 

Luego de sufrir el derrame cerebral permanece 2 o 3 días en el EMR 1 
sin recibir ninguna atención médica, a pesar de sus reiterados reclamos. 
Finalmente es internado en el Hospital Militar, donde tampoco es co¬ 
rrectamente atendido, al punto que su compañero Yamandú Rodríguez 
Olariaga debía encargarse de darle el oxígeno. Muere el 24/12/80 en el 
Hospital Militar. 


Yamandú RODRIGUEZ OLARIAGA 

Estudiante, detenido en 1972, muere el 25/2/81 en el Hospital Militar a 
los 32 años de edad. 

A raíz de una estafilococcia pulmonar, tue intervenido quirúrgicamente 
en el Hospital Militar y devuelto al EMR 1 sin ser sometido a un trata¬ 
miento postoperatorio. Allí recibe únicamente la atención que pueden 
brindarle sus compañeros. Finalmente, debe ser reinternado en el Hospi¬ 
tal Militar con grave insuficiencia respiratoria y una severa infección su¬ 
purada en ambos pulmones. 


29 



Emilio FERNANDEZ 

Muerto en el EMR 1 a causa de un infarto no atendido el 24 de diciem¬ 
bre de 1980 o el 30 de julio de 1981. 


Gerardo CUESTA 

Diputado Nacional del Frente Amplio y Secretario General de la Con¬ 
vención Nacional de Trabajadores, es detenido en 1975. Muere a los 65 
años en el Hospital Militar, el 12 de setiembre de 1981. 

Padecía una grave infección cardíaca, presentando luego ün cuadro de 
insuficiencia respiratoria. Intervenido quirúrgicamente en el Hospital 
Militar, muere a consecuencia de un paro cardiaco. 

La Asociación Latinoamericana de DD.HH. había solicitado al gobierno 
uruguayo su libertad en virtud de su grave estado y avanzada edad; a pe¬ 
sar de las reiteradas gestiones, ésta nunca fue concedida. 


Miguel Angel GOITINO ARIGON 

Pintor, detenido en julio de 1972, muere a los 39 años de edad el 10 de 
diciembre de 1981. Cumplía en el EMR 1 una condena de 23 años y 5 
de medidas de seguridad. 

En 1980 es operado de la columna y en el periodo post-operatorio no 
recibe la atención adecuada. En enero de 1981, comienza a tener pro¬ 
blemas en las coronarias y es operado en agosto de ese año en la Asocia¬ 
ción Española, bajo vigilancia militar. Permanece allí internado durante 
un mes y con guardia permanente, incluso cuando está en el CTI. Luego 
es trasladado esposado al Hospital Militar y queda internado allí—a pe¬ 
sar de la prescripción médica contraria a su traslado— en una celda, en 
condiciones totalmente inadecuadas para su recuperación. 

Durante los meses que estuvo internado en el Hospital Militar, sólo se le 
permitieron esporádicas visitas con su familia. 


Horacio VIERA 

Muere en junio de 1982 en el EMR 1. 

Viera fue obligado a cortar leña junto con otro detenido, Juan Feo. 
González Valdez, quien padece graves problemas psiquiátricos (varios 
intentos de suicidio, conducta agresiva). En un momento, González Val¬ 
dez le dio un hachazo en la cabeza matándolo instantáneamente. 


30 



Washington JIMENEZ 

Detenido en 1972 muere en 1983 en el Hospital Militar. 

Enfermo psiquiátrico con alucinaciones, paranoia y varios intentos de 
suicidio. A consecuencia de uno de ellos se le había practicado una lapa¬ 
rotomía exploratoria. 


Jorge LEIVAS PUIG 

Estudiante, oriundo de Paysandú, detenido en 1972, murió en el Hospi¬ 
tal Militar el 3/8/84, a los 38 años de edad. 

Padecía problemas cardíacos graves. En 1979 había sido operado por 
estrechez valvular y desde entonces tenía una válvula artificial. La ope¬ 
ración no había sido totalmente exitosa, por lo que su estado era suma¬ 
mente delicado, y se agravaba más por una hepatitis crónica con trastor¬ 
nos e infecciones renales permanentes. 

Sus compañeros y familiares habían manifestado en reiteradas oportuni¬ 
dades su inquietud por él, ya que periódicamente sufría crisis por las 
cuales debía ser internado en el Hospital Militar. Allí se recuperaba un 
poco, pero enseguida era devuelto al Penal, donde las duras condiciones 
de reclusión hacían que volviera a descompensarse; de esta forma se iba 
deteriorando cada vez más. 

En julio del 84 fue internado y se le hizo un cateterismo. El 3 de agosto 
debió ser trasladado de urgencia al Instituto del Corazón de la Asocia¬ 
ción Española. El cardiólogo actuante manifestó que debido a la grave¬ 
dad de su estado debía permanecer internado allí, pero las autoridades 
militares decidieron devolverlo ese mismo día al Hospital Militar, donde 
falleció poco después de llegar. 


Angel YOLDI ARCIET 

Maestro, oriundo de Florida, detenido en 1972, murió el 16/8/84 en el 
Hospital Militar, a los 38 años de edad. 

A mediados de 1981, en el EMR 1, le apareció un bulto en el cuello. No 
recibió ningún tipo de asistencia hasta enero de 1982, en que después 
de reiterados pedidos suyos, se le realiza una biopsia en el Hospital Mili¬ 
tar y se le diagnostica un tumor de cabo (al fondo de la laringe, en la ba¬ 
se del cráneo). Se le extirpa el bulto y se lo devuelve al Penal, sin comu¬ 
nicarle lo que tiene y sin hacer un período postoperatorio, al punto que 
la herida le drenaba y sus propios compañeros tuvieron que sacarle los 
puntos. 

Permanece en el Penal sin asistencia alguna durante 8 meses. En setiem¬ 
bre vuelve a ser internado y nuevamente operado, ya que, según mani¬ 
festaron los médicos, tenía ramificaciones debido a la omisión de asis¬ 
tencia en el tiempo debido. Sólo entonces se le comunica que tiene cán¬ 
cer. Permanece internado hasta noviembre del 82 y luego regresa al Pe¬ 
nal. Entre esa fecha y febrero del 83 sólo lo llevan al Hospital Militar 
para dos “controles” en que se limitan a tomarle la presión. 


04 



En febrero del 83 vuelve a ser operado y se le hacen aplicaciones de co¬ 
balto. Después de eso lo devuelven al Penal y otra vez pasa casi 9 meses 
sin ningún tipo de control. En diciembre vuelve a ser internado y ya no 
sale del Hospital Militar hasta su muerte. 


Oscar BERNATTI 

Detenido en 1972, cumplía una condena de 18 años y de 1 a 5 de medi¬ 
das de seguridad en el EMR 1. 

Murió el 4/11/84, a los 35 años de edad. 

En 1982 se le extirpó un tumor pulmonar, y a fines de 1983 se le extir¬ 
pó un tumor cerebral. Se encontraba desde hacía varios meses internado 
en el Hospital Militar con varios tumores en el cerebro. 

La Cruz Roja Internacional había solicitado su libertad por razones hu¬ 
manitarias, debido a su grave estado de salud, pero ésta no fue lograda, 
aún cuando Bernatti había cumplido las 2/3 partes de su condena y po¬ 
día beneficiarse con el régimen de libertad anticipada. 


Adolfo WASEM ALANIZ 

Estudiante de Derecho, fue detenido dos veces, en 1971 y 1972. 

Durante 11 años fue mantenido en calidad de "rehén" de la dictadura y 
bajo amenaza de muerte en cuarteles del interior, en celdas subterrᬠ
neas, sin ver el sol, en el peor aislamiento que se haya conocido en la 
historia nacional. 

En abril de 1980 comienza a tener fuertes dolores en el cuello y a notar 
un bulto. Se lo trató con calmantes y antiinflamatorios hasta abril de 
1981, en que fue trasladado al Hospital Militar debido a que el bulto 
crecía y los dolores persistían. Se le diagnosticó hemangioperistoma de 
malignidad leve y se ordenó operación inmediata, que se efectuó en ma¬ 
yo. Se le extirpa el tumor y recibe aplicaciones de cobalto. Se le prescri¬ 
be un tratamiento consistente en citostáticos y controles de sangre, ori¬ 
na, placas de tórax y electrocardiogramas cada 4 a 6 semanas. Durante 
1981 el tratamiento fue cumplido; luego comienzan los controles espo¬ 
rádicos, llegando a pasar más de 6 meses sin atención médica. En todos 
los casos, luego de la atención en el Hospital, era devuelto al calabozo 
del cuartel, en las mismas condiciones que los otros rehenes. 

En mayo de 1983, estando en el cuartel nota un nuevo bulto, se le trata 
nuevamente con antiinflamatorios y luego de comprobar su crecimiento 
es nuevamente intervenido, extirpándosele un nuevo tumor, metástasis 
del anterior, ahora en el lado derecho del cuello. Continúa el tratamien¬ 
to citostático hasta noviembre de 1983, en que el médico decide inte¬ 
rrumpirlo porque ha llegado a la "dosis techo", es decir, que de allí en 
más corre peligro de provocar ataque al miocardio. El 25 de mayo de 


32 



1984 es trasladado definitivamente al Hospital Militar, donde su estado 
se agrava, encontrándosele 3 nuevos tumores en el hígado y 2 en el pul¬ 
món. Muere el 17 de noviembre de 1984, a los 37 años de edad, y mien¬ 
tras cumplía una condena de 30 años de prisión y 15 de medidas de se¬ 
guridad. 




.t i l i p 11; » «.• i 

GRAPHI'S l Ida. 

IUAN Juan CaHi-r.» (jome/ 14!» / 

Montevideo Uruguay 
Oop. I fM, 202.980/84 

Conus'of’i <1« 1 ti'ln ion <impaia<t.i t • t-' A■« /9 I ev ' J K4 



A MILtf**